Blog

PERMÍTEME ESTAR TRISTE

Publicado por en Blog | 0 comentarios

PERMÍTEME ESTAR TRISTE

Si, el coaching es fantástico. Es fantástico aprender a pensar en positivo, a sonreír, a vivir en abundancia y llenarte de momentos felices. Es fantástico contarle al mundo que vives y trabajas por lo que te gusta. Contarle al mundo tus nuevos proyectos que tanto te entusiasman. Contarle al mundo llena de orgullo, los progresos de tu bebé que crece a pasos agigantados… El coaching nos ayuda a crecer, a potenciar nuestras fortalezas, a entrenar nuestras debilidades, sacar un aprendizaje de nuestros “fracasos”. Si, es maravilloso saber cómo gestionar nuestras emociones. Pero, y ¿si estamos tristes? ¿Qué hacemos cuando estamos tristes? Como se “gestiona” una pérdida, una mala noticia… Si, lo sé, yo soy coach, aún así, ¿cómo se logra gestionar este tipo de emociones? Para mí, hoy en día y gracias al coaching me es muy fácil gestionar mis miedos, mis fracasos, dosificar mi alegría, mi entusiasmo… Pero ¿y la tristeza? Parece que esté de moda, el optimismo, el buen rollo, el “tomarse bien” las cosas. Señoras y señores, NO CAIGAMOS EN ESTE ERROR! Gestionar nuestras emociones, no es enmascararlas, no es aparentar normalidad cuando algo nos supera, no es reírnos de los problemas, no es evitar miedos para no tener que enfrentarnos a ellos… Gestionar nuestras emociones, es saber llorar cuando tenemos pena, temerle a lo desconocido, gritar cuando algo nos dé rabia, y por supuesto reír cuando algo nos dé alegría. Gestionar nuestras emociones, es saber exteriorizar todos nuestros sentimientos, nuestras angustias, nuestras alegrías… Y ahora sí, una vez exteriorizadas, lloradas, gritadas y reídas, podemos trabajar sobre ellas. ¿Que nos angustia? ¿Qué nos atemoriza? ¿Qué podemos hacer nosotros para mejorar este sentimiento? Y ¿Qué vamos hacer al respecto? Vale, ya he buscado y anotado mis respuestas, ahora ya empiezo a gestionar mi tristeza. Me pongo a trabajar sobre ella, sobre lo que está en mis manos hacer para mejorarla, y lo que no esté en mis manos, lo aparto. Aunque yo sea coach, también tengo tristeza, aunque me obligo a sonreír para engañar a mi inconsciente, tengo tristeza… Y una vez más, voy a aprender de ella, me haré fuerte ante esto que me aterra y creceré un poco más como persona. Sí lo haré, pero antes de todo esto, permíteme por un momento, estar triste. Soy persona, así que antes de fortalecerme, déjame un momento para escucharme, sentirme y llorarme… Aunque solo sea un...

Leer Más

Coaching para niños

Publicado por en Blog | 0 comentarios

Coaching para niños

Muchos sois los que me preguntáis sobre el coaching para niños. Si se utiliza, si existen herramientas para ellos… Aquí os dejo mi opinión al respecto: “El coaching es un proceso de acompañamiento de personas o equipos para el desarrollo del potencial humano y lograr conseguir los objetivos marcados.” No creo que un niño tenga muy claro sus objetivos a medio/largo plazo. Además de que los niños aprenden por modelado, usan a sus adultos de referencia (madres/padres, abuelos…) como espejo. –          Entonces, ¿no sirve el coaching con ellos? –          Sí y no. ¿A qué me refiero con este sí y no? El coaching puede ser muy beneficioso en ciertos aspectos de los niños, pero evidentemente, las sesiones individuales y mayoritarias las deben de tener los adultos, no los niños. Una de las consultas más frecuentes en las sesiones, son los problemas de conducta. En estos casos, se intenta que los padres/madres localicen y detecten la raíz del problema, les recomiendo que hagan un registro desde el inicio hasta el final de lo sucedido, toda la conversación y los gestos (el lenguaje no verbal es tremendamente importante) de los “participantes en la disputa” para corregir su comportamiento. Buscamos las pautas a seguir para corregir al menor, y ver que podemos mejorar. Normalmente trabajando en reforzar las conductas positivas, los adultos se sorprenden de ver como con trabajo tiempo y mucha paciencia se consigue una actitud mucho más pasiva y proactiva de los hijos. Dependido de la edad del niño, y de su capacidad de razonar, una vez calmadas las partes, les invito, en la medida de lo posible, a que negocien con ellos. Es importante que los niños entiendan el valor de las cosas, que sus actos tienen consecuencias, y que, si quieren conseguir algo, hay que comportarse según las normas establecidas. En casa deben existir normas PARA TODOS y todos deben cumplirlas. Otra cuestión que se repite mucho en las sesiones, son los miedos de los niños, muchas veces sus propios miedos, causan angustia en los adultos. Debemos recordar que los niños ven en nosotros la “protección total”, ellos nos observan y buscan inconscientemente nuestra reacción a su temor. Una vez más, en estos casos, trabajamos con los adultos con tal de localizar cuando aparece el miedo, que lo provoca y como extinguirlo. Es conveniente registrar como en el caso anterior, las conversaciones, nuestro lenguaje, posición, gestos… cualquier cosa que nos pueda dar información sobre cómo mejorar su reacción ante el miedo. Y visualizar como nos gustaría actuar cuando el niño nos expresa su miedo. A mí personalmente, lo que si me gusta trabajar directamente con los niños, es la inteligencia emocional, aunque los padres y otros adultos de referencia, aquí siguen teniendo un papel fundamental, existen herramientas en coaching que se pueden adaptar a los niños. Se pueden preparar sesiones conjuntas con niños, así ellos lo asocian a algo que se hace en colectivo, y por supuesto adaptamos las herramientas a juegos para que les resulte interesante y divertido Jugamos a adivinar según la cara de otros compañeros, imágenes, etc… que emoción expresa cada uno. Las identificamos y analizamos que nos hacen sentir cada una de ellas y cuando recordamos habernos sentido de esa forma y que es lo que nos hizo sentir así. También me encanta hacer juegos para aumentar su autoestima, existen mil manuales con juegos para que consigan sentirse valiosos, aptos para aquello que se propongan, queridos… Por todo ello, mi respuesta a la pregunta si sirve el coaching en niños es “SI y NO”. Aunque existen herramientas que se pueden adaptar a ellos, mi consejo SIEMPRE es que sean los propios adultos los que acepten las sesiones. Recordemos que somos espejos para ellos, y que, si nosotros aprendemos a transmitirles calma, si aprendemos a gestionar nuestro tiempo para tener tiempo de calidad con ellos (este tema lo trataremos en otro post). Si aprendemos a controlar nuestro lenguaje, verbal y no verbal, si cambiamos nuestra forma de expresarnos hacia ellos, y a reforzarlos de forma positiva. Tenemos en un 80% nuestro objetivo cumplido. Si quieres...

Leer Más

Me perdoné

Publicado por en Blog | 0 comentarios

Anoche cuando me acosté. Me acordé. Me acordé de que me olvidé. El primer 18 de febrero en 8 años que me olvidé. Me dio un vuelco el corazón. ¿cómo podía ser?  ¿cómo me había podido olvidar? En ese mismo instante me sentí mal. Temí que a partir de ese momento se me olvidarán todos tus recuerdos. Y de repente… sonreí. Vi tu sonrisa, tu mirada y tu mano agarrada a la mía… y mi mente comenzó a procesar mil y un recuerdos, momentos que a tu lado viví, risas, consejos, pasatiempos…  25 años vividos en tu regazo dan para muchísimos recuerdos. Después de estar dando vueltas, lo comprendí. NUNCA TE OLVIDARÉ, SÓLO SE ME OLVIDÓ UNA FECHA. Y en ese momento… me perdoné. Me perdoné a mi misma por olvidarme de tu cumpleaños, me perdoné porque mis excusas me valieron la pena. Estos últimos meses están siendo muy intensos, un pequeño “duende” llegó para revolucionarme la vida. A eso, le sumo nuevos proyectos y nuevas vivencias. Y entonces, en ese momento, me perdoné aún con más fuerza. No te olvidé, sólo olvidé una fecha. Y fue porque seguí todos tus consejos, estoy viviendo como tú me enseñaste. Una y otra vez recuerdo tus palabras “Hay que tener calidad de vida, y eso, eso se consigue haciendo lo que a uno le apasiona, se consigue con tiempo para los tuyos y para tí, se consigue con ilusiones y sueños”. Y entonces, comprendí porque me olvidé y me seguí perdonando.   No te olvidé, sólo olvidé una fecha...

Leer Más

QUERIDOS JÓVENES

Publicado por en Blog | 0 comentarios

QUERIDOS JÓVENES

Las madres, los padres, los abuelos, las abuelas, tíos, tías, amigos, familiares… todo el mundo os quieren aconsejar. Esto no es malo, es una señal de que se preocupan por vosotros, quieren que os vaya lo mejor posible en la vida, que seáis felices. Están muy de moda, los artículos en los que se habla y se enumeran las “carreras” universitarias que tendrán más salida laboral. Las profesiones mejor valoradas, las mejor pagadas… Jóvenes de todas partes, hacer aquello que os apasione en cada momento. Sólo así seréis felices. Dejar atrás la idea de si aquello que queréis hacer va a tener salida o no. Si tiene más futuro. Si os conviene más… haz aquello que te haga disfrutar. Probablemente lo que hoy te apasiona mañana ya no lo hará. Tienes que preguntarte “cuánto” quieres hacer alguna cosa. Y si realmente estás dispuesto y te comprometes al máximo en ello, lo lograrás. Puede que durante el camino surjan nuevas ilusiones, nuevas pasiones. Adelante, ve a por ellas, no te detengas. No es cierto cuando dicen que “llegas tarde”. Nunca, nunca es tarde para hacer lo que uno realmente quiere. No es necesario que seas el que más sabe, el número uno de clase, del trabajo… Siempre triunfa el que más pasión le dedique. Y cuando amas hacer algo con todas tus fuerzas, cuando lo deseas de verdad y te empeñas en conseguirlo, es cuando consigues triunfar. Triunfas en tu propia vida, estás haciendo aquello que realmente te apasiona. Metete en la cabeza que sin ilusión y entusiasmo, nunca, por mucho que te empeñes terminarás amando lo que haces. A esas personas que te “aconsejan” pregúntales si disfrutan con lo que hacen. Si les gusta a lo que se dedican. Sobretodo pregúntales, ¿qué harían en tu lugar si pudiesen echar el tiempo atrás?. Recuerda que todo se puede aprender. “Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que si y ponte enseguida aprender como se hace (Franklin D.Roosevelt)”...

Leer Más

NO, A LOS “COCOS” PARA DORMIR

Publicado por en Blog | 0 comentarios

NO, A LOS “COCOS” PARA DORMIR

Imagen de Pao Palacios Photography Anoche, le costó dormirse más de lo habitual… Después de escuchar cómo se quejaba y ver que no conseguía coger el hilo, lo cogí en mi regazo, y me predispuse a cantarle una nana. Aunque sea una pésima cantante, a él le encanta y le relaja escucharme, debe ser “amor de hijo”. Cada día le canto miles de canciones, pero no recuerdo haberle cantado aún ninguna nana. Así que tuve que hacer un “batido” rápido por mi cerebro en busca de una, y la única que me salía era “Que viene el Coco”, y me puse a cantarle… “Duérmete niño, duérmete ya, que vendrá el coco y…” ¿y te comerá? ¿Cómo se va a dormir tranquilo pensando que un Coco se lo va a comer? Me negué a que se durmiera pensando que si no lo hacía, un Coco vendría a comérselo, creo que es mucho mejor, que le enseñe a que cuando duerme puede soñar en cosas alegres, en cosas que le hagan feliz. Así, que me invente una canción yo misma, en la que le invito a dormirse tranquilo, cerrar los ojos y soñar en todo aquello que lo hace feliz y disfrutar. “ME NEGUÉ A QUE SE DURMIERA PENSANDO QUE SI NO LO HACÍA, UN COCO SE LO COMERÍA” Es cierto, que aún es muy pequeño para entender los mensajes, pero, soy yo, la que tiene que ir limando mis palabras, y la forma de transmitírselo, ya que los niños copian, y si quiero que “copie” una energía positiva, es imprescindible que empiece desde ya ha hablarle y transmitirle mensajes positivos. Los niños, igual que los adultos, necesitan que les recuerden todo lo que hacen bien, que les animen a probar cosas nuevas, que sepan que deben intentarlo, que es normal que fracasen, pero que no hay que rendirse, y todo ello siempre se debe hacer con un lenguaje positivo. Tenemos que tener en cuenta que somos nosotros los que debemos reemplazar algunos viejos hábitos negativos para ayudarles a ellos, y os aseguro, que cambiándolos para ellos, nosotros también cambiaremos a mejor. Aprovecho este post, para comentaros que estamos preparando un Taller de comunicación dentro de la familia, para conocer algunos trucos para mejorarla y otros aspectos que harán mucho más fácil, nuestro día a día. Os iremos informando! “Enseñando aprendemos” (Séneca)...

Leer Más

QUIERO QUE MI HIJO SEA FELIZ

Publicado por en Blog | 0 comentarios

QUIERO QUE MI HIJO SEA FELIZ

Soy nueva en esto de la maternidad, y como a todas las madres primerizas, me invaden mil dudas y temores, ¿lo estaré haciendo bien? Lo que si tengo muy claro, y lo tenía desde que lo esperaba, es que QUIERO QUE MI HIJO SEA FELIZ, deseo que viva su propia vida, que nadie lo condicione, que elija y haga todo lo que le haga sentir bien. Me he propuesto a mí misma, que voy a educar con estos valores. No me importa si decide ser médico, juez, albañil, lo que me importa es que decida lo que decida, lo haga con pasión, que le entusiasme, solo así lograra conseguir el propósito “SU FELICIDAD”. Hace poco encontré por la red, una carta de una madre a sus hijos en la que les aconseja que no vayan a la universidad, esta carta me encanta, refleja todo lo que yo deseo para mi hijo. Os copio un enlace para que la leáis (La carta viral de una madre que le aconseja a sus hijos no ir a la universidad ). “Un lugar en que una pieza de papel y una fiesta al final se supone que deba hacerte sentir como que lograste “valer la pena”. Ustedes son más grandes que eso. Por favor reconozcan que sus oportunidades para educarse a sí mismos son absolutamente ilimitadas.” Vivimos en una sociedad en la que se nos inculca que hay que cumplir unas normas para ser mejor persona, según nuestro grado de estudios, o nuestro nivel cultural. Permitirme que discrepe con esto, no hay mejores ni peores personas por tener, o no, estudios universitarios, o por conocer al dedillo los ríos y afluentes del país. Yo deseo que mi hijo viva su propia vida, que la llene de abundancia (aprovecho para aconsejaros que leáis “Vivir con abundancia” de  Sergio Fernández). Y ¿qué voy a hacer para conseguir que sea feliz? Voy a enseñarle que lo mejor que tiene esta dentro de él. Que con trabajo y esfuerzo puede conseguir todo lo que se proponga, que no se rinda nunca. Le ayudaré a descubrir que él mismo tiene el poder de cambiar sus creencias limitantes, que él manda de sus propios pensamientos. Que no deje que un pensamiento negativo se interponga en su camino. Le ayudaré a que consiga ser independiente, que no necesite a nadie para hacer lo que le guste y le apasione. Si, imagino lo que estaréis pensando. Que esto ahora es muy fácil de decir, que acabo de iniciarme en el mundo de la maternidad, que en unos meses o años volvamos a “hablar”. Es cierto, no os quito la razón, no va a ser un camino fácil, pero los hijos copian, repiten nuestros propios pasos, actos… Así que mi trabajo ahora mismo es conseguir hacer todo lo que deseo que haga mi hijo. Aunque no lo creías yo decidí cambiar mi rumbo, decidí antes de tener a mi pequeño que yo también iba a ser feliz. Aquí está la clave, debemos aprender de nuevo a vivir, olvidar todo lo que nos han enseñado, descubrir que nosotros mandamos en nuestro propio mundo, y podemos elegir el camino que queramos. Aunque suene a tópico, nunca es tarde para hacer aquello que queríamos, nunca es tarde para luchar, perseguir y conseguir nuestros propios sueños. Me hace mucha ilusión mostraros el cuadro que encargue para su dormitorio, con el mensaje que he decidido que lea cada día mi hijo al levantarse, para que lo interiorice y lo recuerde siempre. “SERÁS TODO AQUELLO QUE QUIERAS SER” (diseño de Estudi Annex). Esta frase la leí por primera vez, en el libro de Albert Espinosa “Brújulas que buscan sonrisas perdidas”. Desde ese momento decidí hacer mío este convencimiento. Así que, hijo, no lo olvides nunca, tú, sólo tú, tienes en tus manos tu propia felicidad, vive, disfruta y sé muy...

Leer Más