Educación emocional en el aula

¿Es o no es importante?

Recientemente se ha publicado la noticia de que en Canarias los niños de 6 a 9 años tienen 90 minutos semanales de educación emocional, y para ello, han ajustado el tiempo de matemáticas y lenguas.

A raíz de esta noticia se ha generado un debate en redes sociales, sobre la importancia de las asignaturas comunes y esta nueva vertiente.

Y con todo este debate yo te pregunto:

  • ¿Cuántas veces has utilizado y calculado raíces cuadradas o derivadas de adulto? 
  • ¿En cuántas conversaciones en las que has participado has necesitado repetir de memoria los reyes visigodos?

Y ahora, te pregunto:

  • ¿Cuántas veces has dejado de hacer algo por miedo?
  • ¿Cuántas has sentido vergüenza?
  • ¿En alguna ocasión, te has visto sobrepasado  o has enfermado por no saber gestionar tus emociones?
  • ¿Alguien te ha hablado o preparado para sobrellevar una pérdida cercana o una mala noticia?

Y, ¿Qué opinas al respecto? ¿Es o no es importante la educación emocional?

En mi opinión, es necesario que se revisen y cambien los contenidos curriculares y se adapten a las nuevas necesidades.

Hoy en día tenemos acceso a muchísima información que podemos consultar cuando la necesitamos. A los niños se les debería enseñar que estas fuentes están ahí para consultarlas cuando las necesite y que no es necesario memorizar mil datos que no van a hacer servir en su vida.

No se nos ha preparado, ni se prepara, a que se aprenda a sobrevivir. Los niños deben de saber que es normal que se enfaden, que se frustren y que se indignen, y deben aprender a gestionar todas estas emociones para que no queden reprimidas o se desborden. Deben aprender a resolver sus conflictos y llegar a acuerdos.

Deben aprender valores de igualdad, respeto, y tolerancia. Todos tenemos rasgos diferentes, todos conocemos gente que sufre o a sufrido por diversos motivos.

Los niños deben aprender a ser responsables de sus actos, de sus aciertos y sus equivocaciones.

En cambio, en el colegio y en muchos hogares, no nos preparan para estas cosas.

Y ahora ¿Qué dirías si en el colegio de tus hijos o hijas se redujera tiempo de otras asignaturas para añadir la educación emocional?

¿Añadirías alguna asignatura más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *