Día & Noche

En este simpático corto de Pixar se representa la desconfianza y el temor que nos crea lo desconocido.

Las personas, sin querer, respondemos mecánicamente a la presencia de alguien o algo nuevo. Lo solemos llamar intuición, con solo ver a alguien, nos atrevemos a marcarlo con una etiqueta de si es de fiar o no.

A lo largo de nuestra vida, experimentamos vivencias que nos marcan y nos define nuestra forma de ser.

Esto suele ocurrir por el recuerdo de alguna mala experiencia que hemos tenido con anterioridad, si por ejemplo, alguna vez, nos sentimos traicionados por un trabajador de una oficina, cuando volvamos a esa oficina, aunque nos atienda otra persona, sin conocerla ni saber que tal trabador/persona es, estaremos predispuestos a  desconfiar de ella. Así sin querer, ya se nos está formando una idea prejuzgada y en la mayoría de ocasiones, equivocada.

Otro hecho que nos hace desconfiar, es la falta de información, pero hay que tener en cuenta que nadie, en un primer contacto, va a mostrar “todas sus cartas” nos solemos mantener a la expectativa, nos reservamos, y poco a poco, si obtenemos la respuesta deseada por la otra parte, empezaremos a relajarnos y a ser nosotros mismos.

En la mayoría de todos estos casos, con el transcurso del tiempo y al ampliar nuestra relación con esta persona, cambiamos nuestra forma de pensar hacia ella.

Algunas  premisas importantes para no crear desconfianza, son:

  • Establecer una buena comunicación, con un buen dialogo y siendo coherentes con lo que decimos, pensamos y expresamos, aportaremos y nos aportaran mucha información veraz.
  • No hay que olvidar, que el lenguaje corporal aporta mucha información, debemos ser cuidadosos, y observar atentamente lo que expresa nuestro interlocutor.
  • Hay que poner en práctica la empatía.
  • No hay idealizar a nadie, debemos juzgar sobre hechos reales.
  • Mantendremos siempre un tono respetuoso y así evitaremos la mayoría de conflictos y evitaremos crear desconfianza.

Volviendo a este corto, los dos protagonista, Día y Noche, desconfían el uno del otro, porque ambos tienen algo que desconocen, poco a poco, van descubriendo que lo que tiene el otro no es tan malo, incluso les agrada, esta partir de ese momento empiezan a mostrar lo mejor de cada uno de ellos y se crea la magia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *