Me perdoné

20170222_153359

Anoche cuando me acosté. Me acordé. Me acordé de que me olvidé.

El primer 18 de febrero en 8 años que me olvidé. Me dio un vuelco el corazón. ¿cómo podía ser?  ¿cómo me había podido olvidar?

En ese mismo instante me sentí mal.
Temí que a partir de ese momento se me olvidarán todos tus recuerdos. Y de repente… sonreí.

Vi tu sonrisa, tu mirada y tu mano agarrada a la mía… y mi mente comenzó a procesar mil y un recuerdos, momentos que a tu lado viví, risas, consejos, pasatiempos…  25 años vividos en tu regazo dan para muchísimos recuerdos.

Después de estar dando vueltas, lo comprendí.

NUNCA TE OLVIDARÉ, SÓLO SE ME OLVIDÓ UNA FECHA. Y en ese momento… me perdoné. Me perdoné a mi misma por olvidarme de tu cumpleaños, me perdoné porque mis excusas me valieron la pena.

Estos últimos meses están siendo muy intensos, un pequeño «duende» llegó para revolucionarme la vida. A eso, le sumo nuevos proyectos y nuevas vivencias.

Y entonces, en ese momento, me perdoné aún con más fuerza.

No te olvidé, sólo olvidé una fecha. Y fue porque seguí todos tus consejos, estoy viviendo como tú me enseñaste.

Una y otra vez recuerdo tus palabras «Hay que tener calidad de vida, y eso, eso se consigue haciendo lo que a uno le apasiona, se consigue con tiempo para los tuyos y para tí, se consigue con ilusiones y sueños».

Y entonces, comprendí porque me olvidé y me seguí perdonando.

 

No te olvidé,

sólo olvidé una fecha

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *