No, a los «COCOS» para dormir

Imagen de Pao Palacios Photography

Imagen de Pao Palacios Photography

Anoche, le costó dormirse más de lo habitual…

Después de escuchar cómo se quejaba y ver que no conseguía coger el hilo, lo cogí en mi regazo, y me predispuse a cantarle una nana.

Aunque sea una pésima cantante, a él le encanta y le relaja escucharme, debe ser “amor de hijo”. Cada día le canto miles de canciones, pero no recuerdo haberle cantado aún ninguna nana. Así que tuve que hacer un “batido” rápido por mi cerebro en busca de una, y la única que me salía era “Que viene el Coco”, y me puse a cantarle… “Duérmete niño, duérmete ya, que vendrá el coco y…” ¿y te comerá? ¿Cómo se va a dormir tranquilo pensando que un Coco se lo va a comer?

Me negué a que se durmiera pensando que si no lo hacía, un Coco vendría a comérselo, creo que es mucho mejor, que le enseñe a que cuando duerme puede soñar en cosas alegres, en cosas que le hagan feliz. Así, que me invente una canción yo misma, en la que le invito a dormirse tranquilo, cerrar los ojos y soñar en todo aquello que lo hace feliz y disfrutar.

«ME NEGUÉ A QUE SE DURMIERA PENSANDO QUE SI NO LO HACÍA, UN COCO SE LO COMERÍA»

Es cierto, que aún es muy pequeño para entender los mensajes, pero, soy yo, la que tiene que ir limando mis palabras, y la forma de transmitírselo, ya que los niños copian, y si quiero que “copie” una energía positiva, es imprescindible que empiece desde ya ha hablarle y transmitirle mensajes positivos.

Los niños, igual que los adultos, necesitan que les recuerden todo lo que hacen bien, que les animen a probar cosas nuevas, que sepan que deben intentarlo, que es normal que fracasen, pero que no hay que rendirse, y todo ello siempre se debe hacer con un lenguaje positivo. Tenemos que tener en cuenta que somos nosotros los que debemos reemplazar algunos viejos hábitos negativos para ayudarles a ellos, y os aseguro, que cambiándolos para ellos, nosotros también cambiaremos a mejor.

Aprovecho este post, para comentaros que estamos preparando un Taller de comunicación dentro de la familia, para conocer algunos trucos para mejorarla y otros aspectos que harán mucho más fácil, nuestro día a día. Os iremos informando!

«Enseñando aprendemos» (Séneca)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *