Quiero que mi hijo sea feliz

Soy nueva en esto de la maternidad, y como a todas las madres primerizas, me invaden mil dudas y temores, ¿lo estaré haciendo bien?

Lo que si tengo muy claro, y lo tenía desde que lo esperaba, es que QUIERO QUE MI HIJO SEA FELIZ, deseo que viva su propia vida, que nadie lo condicione, que elija y haga todo lo que le haga sentir bien.

Me he propuesto a mí misma, que voy a educar con estos valores.

No me importa si decide ser médico, juez, albañil, lo que me importa es que decida lo que decida, lo haga con pasión, que le entusiasme, solo así lograra conseguir el propósito “SU FELICIDAD”.

Hace poco encontré por la red, una carta de una madre a sus hijos en la que les aconseja que no vayan a la universidad, esta carta me encanta, refleja todo lo que yo deseo para mi hijo. Os copio un enlace para que la leáis (La carta viral de una madre que le aconseja a sus hijos no ir a la universidad ). “Un lugar en que una pieza de papel y una fiesta al final se supone que deba hacerte sentir como que lograste «valer la pena». Ustedes son más grandes que eso. Por favor reconozcan que sus oportunidades para educarse a sí mismos son absolutamente ilimitadas.”

Vivimos en una sociedad en la que se nos inculca que hay que cumplir unas normas para ser mejor persona, según nuestro grado de estudios, o nuestro nivel cultural.

Permitidme que discrepe con esto, no hay mejores ni peores personas por tener, o no, estudios universitarios, o por conocer al dedillo los ríos y afluentes del país.

Yo deseo que mi hijo viva su propia vida, que la llene de abundancia (aprovecho para aconsejaros que leáis “Vivir con abundancia” de  Sergio Fernández).

Y ¿qué voy a hacer para conseguir que sea feliz?

Voy a enseñarle que lo mejor que tiene esta dentro de él. Que con trabajo y esfuerzo puede conseguir todo lo que se proponga, que no se rinda nunca.

Le ayudaré a descubrir que él mismo tiene el poder de cambiar sus creencias limitantes, que él manda de sus propios pensamientos. Que no deje que un pensamiento negativo se interponga en su camino.

Le ayudaré a que consiga ser independiente, que no necesite a nadie para hacer lo que le guste y le apasione.

Si, imagino lo que estaréis pensando. Que esto ahora es muy fácil de decir, que acabo de iniciarme en el mundo de la maternidad, que en unos meses o años volvamos a “hablar”.

Es cierto, no os quito la razón, no va a ser un camino fácil, pero los hijos copian, repiten nuestros propios pasos, actos… Así que mi trabajo ahora mismo es conseguir hacer todo lo que deseo que haga mi hijo.

Aunque no lo creías yo decidí cambiar mi rumbo, decidí antes de tener a mi pequeño que yo también iba a ser feliz. Aquí está la clave, debemos aprender de nuevo a vivir, olvidar todo lo que nos han enseñado, descubrir que nosotros mandamos en nuestro propio mundo, y podemos elegir el camino que queramos. Aunque suene a tópico, nunca es tarde para hacer aquello que queríamos, nunca es tarde para luchar, perseguir y conseguir nuestros propios sueños.

Me hace mucha ilusión mostraros el cuadro que encargue para su dormitorio, con el mensaje que he decidido que lea cada día mi hijo al levantarse, para que lo interiorice y lo recuerde siempre. “SERÁS TODO AQUELLO QUE QUIERAS SER” (diseño de Estudi Annex).

Esta frase la leí por primera vez, en el libro de Albert Espinosa “Brújulas que buscan sonrisas perdidas”. Desde ese momento decidí hacer mío este convencimiento.

Así que, hijo, no lo olvides nunca, tú, sólo tú, tienes en tus manos tu propia felicidad, vive, disfruta y sé muy feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *